Tipos de comunicación – Que es y su clasificación

La manera en la que nos relacionamos con las personas a nuestro alrededor para poder organizarnos en la sociedad, depende de un constante intercambio de información manifestado a través de diferentes tipos de comunicación.

Estos modos de interacción se identifican en base a la forma y los canales mediante los cuales logramos expresarnos, pues, más allá de las palabras, los humanos disponemos de distintos sistemas cargados de una amplia variedad de signos, métodos o estrategias para comprendernos fácilmente.

Pero antes de entrar en este inmenso campo de la comunicación y todas sus clases, primero debemos entender la definición de dicho concepto.

Tipos de comunicación
Tipos de comunicación

📢 ¿Qué es la comunicación?

El acto de la comunicación es el proceso de difusión o intercambio de información que se da, a través de un determinado canal, entre dos o más individuos denominados emisores y receptores.

Se trata entonces, de la base de la sociedad en sí misma porque establece los códigos, escenarios y medios necesarios para propiciar el entendimiento, en otras palabras, la capacidad tanto de expresarnos, como de comprender todas las ideas que nos transmiten los demás.

Relacionado: Tipos de lenguajes y características

📢 Elementos de la comunicación

La interacción entre las personas depende estrictamente de los siguientes elementos de la comunicación:

  • Emisor: es la persona que envía un mensaje, ya sea para expresar una emoción, generar una reacción inmediata o, simplemente, difundir información.
  • Receptor: según el esquema básico de la comunicación, la figura del “receptor” la ocupa, sencillamente, quien recibe el mensaje enviado por el emisor.
  • Mensaje: es toda aquella información transmitida tanto por el emisor, como por el receptor, es decir, cada conjunto de datos expresados por uno u otro, es un mensaje.
  • Código: en términos simples, el código es el sistema de signos con los cuales construimos el mensaje, por ejemplo, el lenguaje, los gestos, el uso de distintos símbolos, entre otros.
  • Canal: si el mensaje es la información emitida y el código es el conjunto de signos utilizados para construirlo, entonces es fácil deducir que el canal es el medio de comunicación por el cual lo vamos a transmitir. Así, entre algunos ejemplos de canales tenemos desde el internet, la radio y la televisión, hasta el aire empleado a la hora de pronunciar las palabras.
  • Contexto: abarca todos los hechos, lugares, personas y circunstancias que se relacionan en el proceso de comunicación, influyendo directamente sobre el significado del mensaje, pues no es igual decir “destruimos la red”, cuando nos encontramos en el mar (red para pescar); en un salón lleno de computadoras (red de internet); o si lo dice el fiscal general en una rueda de prensa (red delictiva).
  • Ruido: en materia de comunicación, el ruido es todo aquello que afecta de forma negativa el mensaje hasta distorsionarlo. Puede ser ocasionado por el emisor, el receptor, o debido a una interferencia en el canal.
  • Feedback: es el proceso de retroalimentación que surge cuando el emisor y el receptor establecen un intercambio de información, ya se trate de un mensaje seguido por una respuesta, o al establecer una interacción mucho más fluida.

📢 Tipos de comunicación

Hay muchos factores que influyen en el tipo de comunicación a desarrollar, por ejemplo, el canal empleado, el objetivo del mensaje, el lugar en dónde nos encontremos e incluso, quiénes sean partícipes en el proceso de interacción, pero, los siguientes casos son los más comunes:

➤ Comunicación verbal y no verbal

La comunicación verbal funciona como mecanismo para establecer contacto con otras personas a fin de manifestar ideas, crear vínculos afectivos, informar, explicar procedimientos, entre otras situaciones.

Por otra parte, hay una segunda forma de comunicación: la “no verbal”, cuyo término se refiere aquellos mensajes que se transmiten de forma corporal, por medio de las posturas, los gestos, los movimientos e incluso las miradas.

Por lo tanto, se encuentran dos sub-tipos de comunicación que derivan de la verbal y no verbal, los cuales son los siguientes:

  • La oral y escrita.
  • La corporal.

➤ Por cantidad de participantes

Las comunicaciones se clasifican según el número de participantes que interactúan entre sí. Esto dependerá de la intención del mensaje y el alcance del público objetivo, aunque también puede haber conversaciones de dos sujetos, o personal. La lista es la siguiente:

  • Individual
  • Colectiva
  • Intrapersonal
  • Interindividual
  • Intragrupal
  • Intergrupal
  • Comunicación masiva.

➤ Según el canal sensorial

Otro punto tiene que ver con el canal sensorial, denominado así, porque se toman en cuenta los sentidos del ser humano como medio para transmitir mensajes, clasificándose de la siguiente manera:

  • Comunicación visual.
  • Comunicación auditiva.
  • Comunicación táctil.
  • Comunicación olfativa.
  • Comunicación gustativa.

➤ Según el uso y la finalidad

Los tipos de comunicaciones se forman según el uso y la finalidad, es decir, los mensajes perseguirán distintos objetivos dependiendo del tema y la intención. Entre ellos encontramos:

  • Comunicación publicitaria (ver texto publicitario).
  • Comunicación periodística.
  • Comunicación educativa.
  • Comunicación política.
  • Comunicación por señas.
  • Comunicación organizacional.
  • Comunicación sexual.
  • Comunicación emocional.

➤ Por canal tecnológico

El canal tecnológico incluye los dispositivos inteligentes conectados a internet para la comunicación de los usuarios, en este sentido, mediante éstos aparatos los internautas descargan aplicaciones que ofrecen distintos servicios como, por ejemplo, mensajería instantánea, llamadas y videollamadas.

Asimismo, al hablar del canal tecnológico vinculamos más de la web 2.0, como blogger, páginas o redes sociales. Por lo tanto, se encuentra:

  • La comunicación telefónica.
  • La comunicación virtual o digital.
  • La comunicación televisiva.

➤ Comunicación en la empresa

La comunicación empresarial se caracteriza por ser formal e informal, la primera consiste en las tareas que debe desarrollar el personal de una compañía, mientras que la segunda es la conversación espontánea que inician los trabajadores.

Por otra parte, dentro de este mismo ámbito se encuentran la comunicación vertical, refiriéndose aquella en la que interactúan empleados de diferentes cargos.

Asimismo, está la comunicación horizontal, la cual hace alusión a la participación de trabajadores de un mismo nivel jerárquico, sean jefes o empleados.

➤ Según el tipo de mensaje

Cuando hablamos del tipo de mensaje es a quién va dirigido el contenido, si a una audiencia determinada o general:

  • Comunicación privada.
  • Comunicación pública.

📢 Estilos de comunicación

Los estilos de comunicación están intrínsecamente relacionados a cómo las personas acostumbran a expresarse, por eso, suelen forjarse a partir de la personalidad de cada individuo o las circunstancias que atraviese.

En este sentido, cada sujeto puede pertenecer a un estilo de los 4 que existen, o pasar de uno a otro en determinada situación.

Por ello, si los aprendemos a identificar, podremos saber cuál es la mejor manera de reaccionar para hacer fluir sanamente el acto comunicativo. Veamos cuáles son:

➤ Estilo de comunicación pasivo

El estilo de comunicación pasivo, es aquel que evidenciamos en quienes se les dificulta expresarse abiertamente frente a los demás y dudan de sus propias opiniones cuando alguien los cuestiona.

En otras palabras, los comunicadores pasivos suelen ser tímidos, prefiriendo así, mantenerse en silencio o cambiar de parecer ante la presión de terceros.

Tomando esto en cuenta, es mejor abordarlos individualmente o poner a su disposición todos los canales posibles para incentivarlos a elegir aquel que los haga sentir seguros.

➤ Estilo de comunicación agresivo

El estilo de comunicación agresivo se caracteriza por ser directo y dominante. Un claro ejemplo son las personas que acostumbran a expresarse abiertamente ante todos, pero de manera imponente, restando importancia a las opiniones de los demás, interrumpiéndolos y tratando de abarcar mayor protagonismo durante su tiempo de intervención, el cual suelen desarrollar con un tono de voz subido de tono, e incluso con enojo.

Una buena manera de intercambiar ideas con las personas pertenecientes a este estilo, es aclararles desde el inicio, cuáles son los límites de tiempo y las normas a seguir para hacer de la retroalimentación, un acto ameno.

➤ Estilo de comunicación pasivo – agresivo

El estilo de comunicación pasivo – agresivo se identifica por acciones indirectas, es decir, el individuo que acostumbra a usarlo, evita resolver situaciones directamente con los implicados y, en su defecto, se apoya en las figuras de terceros, generalmente de su agrado, para afrontar algún acontecimiento.

Los sujetos que recurren a este estilo, normalmente manifiestan sus emociones a través de gestos y acciones en lugar de expresarlas de forma verbal.

De hecho, cuando emplean las palabras evitan decir sus verdaderos pensamientos, a menos que se encuentren ante personas ajenas al problema en cuestión.

Por eso, algunas estrategias para tratar con quienes usan la comunicación pasivo – agresiva, es instarlos a interactuar con los individuos directamente implicados en el asunto objeto de dilema.

Claro está, si nosotros somos “esa persona implicada”, lo mejor es tomar la iniciativa y dirigirnos hacia aquellos que acostumbran a relacionarse de una manera pasivo –agresiva.

➤ Estilo de comunicación asertivo

Por último, dentro de los tipos de comunicación nos encontramos con el estilo de comunicación asertivo, en otras palabras, es el que utilizan constantemente las personas directas, quienes afrontan cualquier situación inmediatamente explicando su opinión con claridad, pero escuchando a los demás y respetando cada una de sus perspectivas.

Cuando aprendemos a comunicarnos de forma asertiva, podemos reconocer los límites necesarios para decir lo que pensamos claramente, empatizar con las emociones e ideas de quienes nos rodean y pedir ayuda, en caso de ameritarla.

Así, indiferentemente del tipo de comunicación suscitada bajo una u otra circunstancia, podemos comprender y darnos a entender fácilmente, si nos dirigimos a quienes nos rodean con un estilo asertivo, convirtiendo este método, en la mejor opción.

Si te gusta este post con los tipos de comunicación y quieres seguir aprendiendo puedes leer sobre los diferentes tipos de texto u otros artículos interesantes en nuestra sección de blog.

Califica esta nota!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Te gustó la nota? Compártela !!

Otros articulos que te van a interesar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.