Teatro moderno

Konstantín Stanislavski - Teatro Moderno
Konstantín Stanislavski – Creador del Teatro Moderno

El teatro moderno consistió en una nueva forma de producir a la par de las nuevas tecnologías, surgidas entre el siglo XIX y comienzos del XX.

A la hora de presentar las obras, los productores utilizaban elementos que servían para hacer la escena más natural, mediante la iluminación, los efectos de sonidos, la utilería y otros recursos necesarios para el buen desarrollo de las piezas teatrales.

Asimismo, los guionistas podían abordar diversos temas de forma libre, pues durante esa época había disminuido la censura.

Este tipo de teatro conserva algo del estilo clásico, sin embargo, representó un cambio total en la dramaturgia. En este sentido, mencionaremos detalladamente en qué consiste, cuáles son sus características e incluso la historia de dicha expresión artística, junto a las obras y autores más famosos.

⭐ ¿Qué es el teatro moderno?

El teatro moderno es aquella representación artística donde se emplean nuevas técnicas escenográficas y actorales, para captar mayor atención de la audiencia.

En este sentido, las escenas son decoradas según el contexto de la historia, con la intención de que el público se sienta inmerso en la obra.

Por otra parte, el espacio teatral permanece oscuro y el escenario es iluminado con luz eléctrica, resaltando directamente los personajes. Este método sustituyó el uso de velas o lámparas dentro de la producción teatral.

En cuanto a la temática, suele variar, pues como mencionamos en la aparatado anterior, hay libertad de abordar distintos contenidos o géneros.

El mundo del teatro moderno le debe su origen principalmente al autor ruso Konstantín Stanislavski, quien revolucionó este tipo de expresión artística con la llegada del siglo XX.

Básicamente, Stanislavski buscaba convertir el teatro en representaciones caracterizadas por actuaciones más naturales, romper el cerco que separaba a los interpretes de la audiencia, sustituir la estructura estática de la escenografía y brindar un mayor acceso al público, independientemente de su clase social.

Al principio, las ideas novedosas del director teatral ruso, suponían un “atraso” ante los ojos de los actores profesionales que se negaban a reinventar sus conocimientos sobre la dramatización, pero con el paso del tiempo, el sistema moderno fue ganando la aceptación de ellos, y del resto de la sociedad.

⭐ Características del teatro moderno

La estructura de un teatro moderno está constituida por diversas partes, las cuales tienen un determinado propósito como, por ejemplo, el alojamiento del público, el escenario donde se presentan los actores y otras áreas para colocar de manera discreta los demás elementos decorativos.

El diseño del edificio varía, pues en algunos teatros aparece una sala adicional de ensayo, la cual es utilizada comúnmente para elaborar la pre-escenografía del proyecto, además, los actores se reúnen allí y practican las obras.

Cabe destacar que uno de los objetivos de este tipo de estructura arquitectónica, fue hacer más cercano el contacto de los espectadores con los artistas. Bien aclarado el punto, a continuación, describiremos algunas de las partes del teatro moderno:

Vestíbulo: sala amplia que conduce a la entrada del edificio.

Escotillón: abertura ubicada en el suelo del escenario, el cual es utilizado para sacar objetos. De igual manera, es un área de acceso para la entrada y salida de los actores.

Platea: llamado también el patio de butacas. Está ubicado en la parte baja del teatro.

Palcos: son los asientos ubicados en la zona lateral del teatro.

Foso para la orquesta: es un espacio habilitado para la presentación de grupos musicales como, por ejemplo, óperas. Está ubicado en la parte baja del teatro frente al escenario.

Escenario: sitio donde los actores interpretan sus personajes, caracterizándose por contener distintos elementos decorativos.

Camerinos: área destinada para el uso personal o colectivo del elenco, donde se visten y maquillan los intérpretes.

Proscenio: es una de las partes del escenario más cercana al público.

Teatro Moderno
Teatro Moderno

⭐ Historia del teatro moderno

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el teatro aún estaba regido por la burguesía e incluso se desarrollaba a partir de estrategias convencionales, como interpretaciones inclinadas hacia la exageración, escenarios con poca iluminación, o estructuras erigidas al estilo griego y romano.

Pero en distintas áreas de Europa, se venían gestando corrientes dramatúrgicas con elementos que algunos directores de la puesta en escena supieron aprovechar, para darle un giro diferente al teatro de entonces.

En este sentido, estilos propios del teatro antiguo, como el romanticismo, el realismo o el naturalismo, se fueron adaptando a la innovadora expresión dramatúrgica a partir del año 1900 de nuestra era, y estos fueron algunos de los hechos que impulsaron su desarrollo:

  • 1876 (Alemania): se funda el teatro Festspielhaus de Bayreuth, Baviera, cuyo diseño interno revolucionó la manera de presentar las obras dramatúrgicas a nivel de arquitectura, y sirvió de inspiración para las ideas del arte actoral moderno, añadiendo un doble proscenio que lograba transmitir la sensación de una mayor profundidad en el escenario.
  • 1897 (Rusia): tras el auge de la Sociedad de Artes y Letras cofundada por Stanislavski en Moscú, surge una reunión con Vladimir Nemiróvich-Dánchenko, un importante dramaturgo de su país. En consecuencia, deciden trabajar juntos y comienzan a establecer las bases del sistema del teatro moderno.
  • 1898 (Rusia): Nemiróvich-Dánchenko y Stanislavski crean el “Teatro de Arte de Moscú”, poniendo en marcha todas sus ideas para reestructurar los métodos dramatúrgicos conocidos hasta ese momento.
  • 1900 (Rusia): nace el sistema interpretativo de Stanislavski, los cimientos del teatro moderno.
  • 1911 (Rusia): el Teatro de Arte de Moscú adopta el sistema de Stanislavski como su método de trabajo oficial.
  • De 1912 a 1924 (Rusia): Stanislavski crea una estrategia pedagógica para transmitir su sistema a las nuevas generaciones de actores.

A raíz de la aceptación del drama moderno, también fueron cobrando más importancia los musicales, el teatro experimental y del absurdo, en el siglo XX.

⭐ ¿Cuáles son las obras más sobresalientes del teatro moderno?

Aunque el teatro moderno reestructura la manera de producir e interpretar cada historia, agregando elementos novedosos a la escenografía, arquitectura y, por otra parte, la forma de actuar, también es importante considerar que muchas de las obras más sobresalientes de este estilo dramatúrgico, son adaptaciones de las grandes creaciones correspondientes a épocas anteriores.

Por supuesto, en distintas regiones del mundo surgieron nuevas tramas relacionadas al drama contemporáneo, nutriendo aún más a este tipo de representaciones artísticas del siglo XX.

En medio de este contraste entre las nuevas producciones teatrales y las adaptaciones de otras para ajustarlas a la dramaturgia moderna, destacan algunas como las siguientes:

  • Las tres hermanas: una historia enfocada en el estancamiento amoroso de las damas Prózorov. Se estrenó en el año 1901 en el Teatro de Arte de Moscú y es original del dramaturgo ruso, Antón Chéjov.
  • Otelo: una de las obras de William Shakespeare. Aunque data de los inicios del siglo XVII, se mantuvo vigente y fue interpretada por un elenco del Teatro de Arte de Moscú, bajo la dirección de Stanislavski. Su trama aborda temas de celos, racismo, amor y traición.
  • Galileo Galilei: una pieza escrita por el alemán Bertolt Brecht, en el año 1939. Describe la vida del científico italiano en plena lucha contra los convencionalismos de su época.
  • Tío Vania: una de las más impresionantes adaptaciones teatrales de Chéjov, publicada en el año 1899 y presentada en el 1900 con la dirección del afamado Stanislavski. Su trama reestructura la obra de “El demonio del bosque”, mejor conocida como Leshi.
  • Los intereses creados: una pieza del español Jacinto Benavente, que se estrenó en el año 1907 en Madrid. Esta obra se presentó en todo el territorio nacional y luego rompió las fronteras llegando a los teatros más importantes de Hispanoamérica, ofreciendo una muestra de la dramaturgia modernista que se venía desarrollando en España, a la par del resto del movimiento contemporáneo europeo.

Claro está, el teatro moderno también se valió de las adaptaciones de obras icónicas de Shakespeare, por ejemplo, Hamlet, Macbeth, Sueño de una noche de verano, o Romeo y Julieta.

A su vez, mientras Stanislavski les sacaba provecho a piezas como “Un enemigo del pueblo”, de Henrik Ibsen; “El enfermo imaginario”, del dramaturgo francés, Moliére; o “Un mes en el campo”, del ruso Iván Turguénev; en España e Hispanoamérica se escuchaba acerca de otras obras modernistas entre las cuales destacaban: “Cuento de abril”, de Valle-Inclán; “La alcaldesa de Pastrana”, por Eduardo Marquina; o “L´alegria que passa”, de Santiago Rusiñol.

⭐ ¿Cuáles son los autores más destacados del teatro moderno?

A pesar que el teatro moderno tuvo a muchos escritores y dramaturgos dedicados a esa nueva modalidad en distintos países simultáneamente, ciertos autores de esta vertiente consiguieron destacar entre todos ellos, debido a su influencia para dicho movimiento en general. Los más famosos fueron:

  • Konstantín Stanislavski: considerado el padre del teatro moderno. Murió en Rusia durante el año 1938 después de dedicar su vida entera a la reformulación de la puesta en escena, pero dejó un legado invaluable para la historia dramatúrgica mundial.
  • André Antoine: de origen francés. Fue el primer director de su país en promover el teatro moderno, fundó el Théâtre Libre en París, e innovó aplicando técnicas de actuación con un estilo más natural, mientras disminuía el protagonismo del intérprete principal, para transferirlo al resto del elenco y potenciar la calidad de la obra.
  • Max Reinhardt: un director de teatro con procedencia alemana, que se enfocó en modificar y mejorar el decorado de las escenificaciones, así como la ambientación musical en cada presentación, además de impulsar el expresionismo, un movimiento artístico inclinado a exteriorizar los sentimientos de los personajes, de una manera natural.
  • Edward Gordon Craig: un director, actor, escenógrafo y productor británico. Desarrolló sus propias técnicas de montaje teatral a partir de nuevas estrategias de iluminación, distintos vestuarios o decorados capaces de transmitir una mayor sensación de profundidad en cada presentación. Por otra parte, llegó a trabajar con Stanislavski en reconocidas obras como, por ejemplo, Hamlet.

Todos estos autores marcaron un antes y un después para el mundo del teatro, convirtiéndose así, en la fuente de inspiración para las siguientes generaciones de dramaturgos en el todo el mundo.

Califica esta nota!

¡Haz clic para puntuar esta historia!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Te gustó la nota? Compártela !!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Otros articulos que te van a interesar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Debajo del texto podras descargar un PDF GRATIS!