Leyenda de La Llorona: Versiones para grandes y niños

Leyenda Corta de la Llorona original y versión corta para niños
Leyenda Corta de la Llorona original y versión corta para niños

La leyenda de la Llorona cuenta la historia de un espíritu atormentado, es el alma en pena de una mujer arrepentida que, en un acto trágico, ahogó a sus propios hijos. Durante las noches, recorre ríos, pueblos y ciudades, envuelta en un inquietante llanto, buscando a sus hijos perdidos y causando temor a aquellos que tienen la desdicha de presenciarla.

Esta leyenda es una de las historias más terroríficas y emblemáticas de la tradición mexicana, con raíces que se hunden en el folclore prehispánico y colonial. La narración original está llena de detalles espeluznantes y escalofriantes, que provocan temor y fascinación en quienes la escuchan.

Entendemos que, aunque esta leyenda es de gran importancia cultural, los detalles más aterradores pueden no ser apropiados para los niños. Por eso, también ofrecemos una versión de la Leyenda de La Llorona adaptada para los más pequeños, que narra la historia sin incluir los elementos de terror más intensos. Así, podrán conocer esta importante leyenda sin sentir miedo y disfrutar de su riqueza cultural.

 Personajes:

  • Llorona
  • Marido
  • Hijos

⛔ Leyenda de La Llorona Completa

Hace mucho tiempo en México, en una pequeña aldea, vivía una joven llamada María. Hermosa y enigmática, cautivaba a todos con su belleza. Un día, un apuesto noble se cruzó en su camino y se enamoraron perdidamente. Pronto se casaron y tuvieron dos hijos, pero el amor del noble comenzó a desvanecerse y su atención se centró en otras mujeres.

María, consumida por los celos y la desesperación, tomó una decisión fatal que cambiaría su vida para siempre. En un arranque de ira y dolor, llevó a sus dos hijos a la orilla de un río y, con lágrimas en los ojos, los arrojó a las aguas turbulentas, viéndolos desaparecer en la corriente.

Una vez que la furia y el resentimiento se disiparon, María se dio cuenta del horror de lo que había hecho. Desesperada, buscó a sus hijos a lo largo del río, pero sus cuerpos nunca fueron encontrados. A partir de ese día, María vagó por la aldea, llorando y lamentándose, condenada a buscar a sus hijos por toda la eternidad.

Se dice que, en las noches oscuras y silenciosas, se puede escuchar el lamento desgarrador de La Llorona, con su espíritu errante y atormentado gritando: “¡Ay, mis hijos!” Aquellos que se atreven a acercarse al río o a caminar solos por las calles desiertas, pueden sentir su presencia y escuchar sus sollozos.

La aldea donde ocurrió esta tragedia comenzó a ser consumida por el miedo y la superstición. Los pobladores evitaban salir de sus casas al caer la noche, temiendo encontrarse con el espíritu de La Llorona. Se decía que sus ojos, antes llenos de vida y belleza, ahora eran negros como el carbón, desprovistos de luz y reflejando únicamente el tormento de su alma.

Rumor se esparció de que, en su eterna búsqueda, La Llorona no solo lloraba por sus hijos, sino que también intentaba llevarse a otros niños que encontrara a su paso. Se creía que su deseo de encontrar a sus propios hijos era tan grande que, en su desesperación, trataba de reemplazarlos con aquellos que se cruzaran en su camino.

Las madres comenzaron a advertir a sus hijos que no se acercaran al río, ni jugaran cerca de él cuando oscureciera, pues La Llorona podría confundirlos con sus propios hijos y llevárselos consigo. También se cuenta que, en las noches de luna llena, el lamento de La Llorona se hace aún más fuerte y desgarrador, y su figura fantasmal puede ser vista vagando por la orilla del río, vestida con harapos y con el rostro desfigurado por el sufrimiento.

Las personas que han afirmado haberla visto cuentan que, en sus encuentros con La Llorona, han sentido un escalofrío helado recorrer su espina dorsal y una sensación de angustia y desesperanza invadir su ser.  Sus lágrimas, frías como el hielo, caen al suelo y hacen que la tierra a su alrededor se marchite y muera.

La leyenda de La Llorona se convirtió en una historia de terror que se cuenta en México y en otras partes de América Latina, como un recordatorio de las consecuencias de los actos impulsados por el odio y la desesperación. Se cree que La Llorona sigue buscando a sus hijos, y aquellos que la encuentran deben huir, pues su dolor y sufrimiento pueden arrastrarlos hacia un destino funesto.

La Leyenda corta de La Llorona para niños

Había una vez, en un pueblo muy lejano de México, una joven llamada María. Ella era muy bonita y todos en el pueblo la admiraban. Un día, conoció a un noble y se enamoraron. Se casaron y tuvieron dos hijos a los que querían mucho.

Con el tiempo, el noble empezó a prestar menos atención a María y a sus hijos. María se puso muy triste y no sabía qué hacer para recuperar su amor. Un día, llevó a sus hijos al río para jugar, pero en un momento de tristeza y confusión, los dejó en el agua y ellos desaparecieron.

María se dio cuenta de lo que había hecho y se puso muy mal. Desde ese día, comenzó a buscar a sus hijos por el río, pero no los pudo encontrar. La gente del pueblo decía que por las noches, se oían los lamentos de María, a la que empezaron a llamar “La Llorona”, porque siempre estaba llorando.

La Llorona se convirtió en una leyenda en el pueblo, y los padres les contaban a sus hijos que, si no se portaban bien, La Llorona podría venir a buscarlos. A pesar de todo, La Llorona no era mala, simplemente estaba muy triste y seguía buscando a sus hijos.

Y así, la historia de La Llorona se ha transmitido de generación en generación, enseñándoles a los niños la importancia de tomar decisiones pensadas y de cuidar a sus seres queridos.

Video y Audio cuento de La Llorona

Si te gusto esta historia te invitamos a leer la leyenda del Charro negro, otra narración tradicional de México. Ahí también encontraras versiones de terror, corta y para niños.

4 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.