El Abrazo

el abrazo obra teatro corta día madre
El abrazo – Obra teatro corta para el día la madre

Una hermosa obra de teatro corta del dramaturgo Tomás Urtusástegui donde retrata el encuentro por primera vez de una madre y una hija que fueron separadas cuando la segunda acababa de nacer ya que fue entregada en adopción. Un guion teatral perfecto para interpretar en el Día de las Madres o fechas similares que tengan que ver con la familia.

Titulo de la obra: El Abrazo
Autor: Tomás Urtusástegui

✅ Obra de 3 personajes

🎭 El abrazo

👫 Personajes:

  • Coral
  • Nelly
  • Niño vendedor

📢 ACTO I

(Cafetería de buen gusto en zona de nivel elevado. Las dos mujeres visten bien de acuerdo a su edad.)
(Coral esta sentada en una mesa. Llega Nelly, busca con la mirada. Coral le hace una seña. Va y se sienta sin saludar.)

CORAL: Hola.

NELLY: Hola.

CORAL: No vas a darme un abrazo?

NELLY: Después.

CORAL: Me hubiera gustado ahora.

NELLY: Dije que después.

(Las dos mujeres no desprenden sus ojos de la que tienen frente a ellas. Así están un largo momento sin hablar.)

CORAL: Ya me examinaste toda, qué impresión te doy.

NELLY: Tú haces lo mismo.

CORAL: Cómo me ves? No me digas que estoy gorda, que tengo patas de gallo en los ojos, eso ya lo sé.

NELLY: Veo que tienes mal carácter.

CORAL: Dónde se me ve eso?

NELLY: También te gusta presumir.

CORAL: Lo dices por el collar? Me lo regaló mi marido.

NELLY: El segundo?

CORAL: Con el que vivo.

NELLY: Cómo dijiste que se llama?

CORAL: Te lo dije? No recuerdo.

NELLY: Me lo dijiste por teléfono cuando me hablaste.

CORAL: Ernesto. Ernesto Rubalcaba.

NELLY: Está guapo?

CORAL: Para mí sí es un hombre atractivo. Para ti ha de verse viejo.

NELLY: Me imagino.

CORAL: Cómo pensabas que era yo?

NELLY: No sé, te imaginaba más joven, más alegre.

CORAL: Me encuentras parecido con alguien?

NELLY: No.

CORAL: Algo más?

NELLY: No.

CORAL: Eres poco observadora.

NELLY: Qué quieres que te diga? Que usas una bolsa pirata, que estás caderona, que te operaste el pecho.

CORAL: Algo positivo?

NELLY: No, bueno sí, tu cabello es sedoso, tus uñas están muy cuidadas, tienes buen gusto en su vestir, tu voz es agradable, tienes ojos claros.

CORAL: No salí tan mal parada del examen.

NELLY: No te estoy examinando. En cambio tú…

CORAL: Yo qué?

NELLY: Tú sí lo haces. Cuál es tu calificación? Me imagino que estaré reprobada.

CORAL: No, me gustas. Eres muy bella.

NELLY: No tienes por qué decir mentiras.

CORAL: Lo eres, así te veo yo.

NELLY: Gracias pero no te lo creo.

CORAL: Debes creerme.

NELLY: Estás segura?

(Coral sabe que no debe seguir esa conversación. Saca un cigarro, lo enciende. Le ofrece a Nelly.)

CORAL: Fumas?

NELLY: No y creo que en un lugar cerrado como este no está permitido.

CORAL: No me importa.

NELLY: Eres esclava del cigarro.

CORAL: Fíjate que sí.

NELLY: Al menos lo reconoces.

CORAL: Sé reconocer mis faltas.

NELLY: Eso es bueno.

CORAL: Tú, no?

NELLY: Para qué sirve.

CORAL: Es posible que para nada.

(Coral apaga el cigarrillo.)

CORAL: Qué se te antoja, un café y quizá un pastel de los de queso?, aquí los hacen muy buenos. Yo voy a tomar un té, el café me quita el sueño. Dicen que el té también.

NELLY: Sólo si es negro, los demás no, yo voy a pedir de distintas hierbas.

CORAL: Dime, eres casada?

NELLY: No lo sabes? No. Casada y separada, y por si lo vas a preguntar sin hijos.

CORAL: Trabajas?

NELLY: De algo tengo que vivir, mi ex no me da nada.

CORAL: Qué haces?, digo, en qué trabajas.

NELLY: No son muchas preguntas?

CORAL: Quiero saber.

NELLY: Mejor te pregunto yo a ti.

CORAL: Hazlo, a eso vine.

NELLY: Contesta lo que me preguntaste a mí.

CORAL: Bien, soy casada, mi marido, el segundo, es agrónomo, con él tengo dos hijos, varones, uno se fue al norte a trabajar, el otro es administrador de empresas, tengo también dos nietos, y no, yo no trabajo.

(Nuevamente se hace un largo silencio, las dos mujeres continúan viéndose una a lo otra.)

NELLY: No te molesta el olor?

CORAL: Apesto?

NELLY: No, bueno, sí, un poco.

CORAL: Los que fumamos no nos damos cuenta de eso.

NELLY: Tú no te has dado cuenta de muchas cosas.

CORAL: Si te dijera que sí, que sí me he dado cuenta.

NELLY: No te lo creería.

CORAL: Eres libre para pensar como quieras.

NELLY: Por supuesto que soy libre.

CORAL: No me gustaría empezar a discutir, a pelear.

NELLY: A qué viniste?

CORAL: A conocerte.

NELLY: Bueno, ya me viste, ya sabes cómo soy, al menos físicamente.

CORAL: Ya te dije que eres bella.

NELLY: No me hagas reír.

CORAL: De verdad, me gustas.

(Coral trata de tomar la mano de Nelly que la retira bruscamente.)

CORAL: Quería hacerte una caricia.

NELLY: Van a pensar que somos lesbianas.

CORAL: Cómo se te ocurre.

NELLY: Cambiemos de tema.

CORAL: Alguna vez trataste de encontrarme?

NELLY: De qué me hubiera servido?

CORAL: Yo sí te busqué mucho.

NELLY: Te tardaste muchos años en conseguirlo.

CORAL: Es verdad, fueron muchos, muchísimos.

NELLY: Bien dicen que el que busca encuentra.

CORAL: Te busqué en Morelia, en el rancho donde naciste, después…

NELLY: Déjalo, no me interesa tu búsqueda, ya me encontraste, no?

CORAL: Puedes ser un poco menos dura, ser más amable.

NELLY: Así soy.

CORAL: No es bueno.

NELLY: Me imagino que no, qué más.

CORAL: Podemos iniciar una nueva etapa en nuestras vidas.

NELLY: No me interesa.

CORAL: Entonces por qué aceptaste venir.

NELLY: Vine por curiosidad, las mujeres somos curiosas, no lo sabías.

CORAL: No viene el mesero, voy a ir a ordenar. Me muero por mi café.

NELLY: Te lo vas a tener que tomar tú sola, me tengo que ir.

CORAL : Te lo ruego, espera un poco.

NELLY: Para qué.

CORAL : Para que hablemos, para que nos digamos todo.

NELLY: Yo no tengo nada que decir.

CORAL: Te aseguro que sí.

NELLY: También eres adivina.

CORAL: Por favor, no te vayas.

NELLY: Okay, esperaré un rato m·s pero no para que te me quedes mirando como hasta ahora, si tienes algo que decir dilo pues no creo que volvamos a vernos nunca más.

(A Coral sus dedos le tiemblan ligeramente. Por primera vez deja de mirar directamente a Nelly, ahora ve el mantel, su bolsa, el suelo. Nelly, en reto, la mira directamente dibujando una sonrisa sarcástica en su rostro. Ninguna de las dos habla un largo momento.)

NELLY: Para esto me pediste que me quedara, para ponerte a ver el suelo.

CORAL: Te quiero pedir perdón.

NELLY: Vaya, hasta que oigo algo inteligente.

CORAL: Pero no sé cómo hacerlo, no sé que decir.

NELLY: Ya lo dijiste, o no.

CORAL: Sí, podrás perdonarme?

NELLY: Ganarías algo con eso, se remediaría algo?

CORAL: Creo que sí.

NELLY: Estás segura?

CORAL: Al menos eso deseo.

NELLY: Años y años de hacerme sufrir y todo borrado por un perdón, qué bonito, no.

CORAL: Yo también sufrí.

NELLY: Si tú lo dices.

CORAL: Sufrí más que tú, te lo aseguro.

NELLY: Cómo se mide el sufrimiento, con kilos, con medidas, con qué?

CORAL: Con insomnios, con dolores, con lágrimas, con arrepentimientos, con locura.

NELLY: Bueno, las dos sufrimos, cada quien a su manera, tú dices que más que yo y está bien, tú ganas, eres la sufrida.

CORAL: No te burles.

NELLY: No me estoy burlando.

(Un niño entra al local a ofrecer dulces y chicles a pesar de estar prohibido por un letrero.)

NIÑO: Chicles, caramelos?

CORAL: No.

NIÑO: Traigo de sabores.

CORAL: Ya te dije que no.

NIÑO: Cómpreme unos.

CORAL: No estés molestando.

NIÑO: Déme una moneda.

CORAL: No entiendes que estás molestando? Ya vete de aquí.

NIÑO: Y usted seño?

(Nelly busca una moneda. Se la da al niño.)

NIÑO: Gracias.

(El niño sale.)

NELLY: Así me rechazaste a mí, como a ese niño, no te había hecho nada para que lo trataras de esa manera.

CORAL: Estaba sucio y todos ellos roban.

NELLY: Te consta?

CORAL: Dejemos ese niño.

NELLY: Así me dejaste a mí, a esa niña.

CORAL: No te dejé.

NELLY: No?

CORAL: Claro que no, para eso vine, para decirte la verdad.

NELLY: Pienso que no te la voy a creer.

CORAL: Haz un esfuerzo.

NELLY: Dila.

CORAL: Es difícil.

NELLY: Más difícil fue para mí soportar años y años el título de recogida, de adoptada, de niña rechazada por sus padres verdaderos.

CORAL: Repito que yo no te rechacé.

NELLY: No?

CORAL: No.

NELLY: Eso es más grave, sin rechazarme me diste en adopción, te pagaron mucho?, sólo así se explica.

CORAL: No te vendí.

NELLY: Entonces me regalaste a unos desconocidos. De seguro yo te estorbaba mucho.

CORAL: Mis padres, o sea tus abuelos, te arrancaron de mis brazos, no podían tener una hija con familia sin casarse.

NELLY: Te dejaste?

CORAL: Me golpearon, me encerraron durante semanas, me amenazaron.

NELLY: Después te casaron bien, con una persona de dinero.

CORAL: Eso querían.

NELLY: Y mi padre?

CORAL: No me preguntes por él. Dijeron que era un bandido, un guerrillero. Tu abuelo lo mandó matar, lo hicieron por la espalda.

NELLY: Lo querías?

CORAL: Más que a mi vida.

NELLY : Me retiro, ya sé lo que quería saber.

CORAL: Me vas a dar el abrazo?

NELLY: Por qué no?

(Las dos mujeres se levantan, se acercan sin atreverse a tocar, después se dan un fuerte abrazo que dura mucho tiempo. Nelly se separa, con la mano se despide, sale de la cafetería. Coral se sienta, llora quedamente.)

F I N

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Debajo del texto podras descargar un PDF GRATIS!