La casa de todos

La casa de todos - Obra de teatro sobre el medio ambiente
La casa de todos – Obra de teatro sobre el medio ambiente

En un bosque desgastado por el fuego los árboles sobrevivientes tienen un diálogo con empleados de una transnacional que se dispone construir un complejo industrial. En esta obra original enviada por Martín Tovar podremos ver una recreación de uno de los principales problemas que atraviesa nuestro planeta, la tala de arboles y la contaminación del medio ambiente.

Título: La casa de todos
Autor: Martín Antonio Suarez Tovar

✅ Obra de 12 personajes

👫 Personajes:

  • Nubes: 1, 2 , 3, 4, 5
  • Sequía.
  • Arboles: 1, 2 y 3
  • Hombres: 1, 2, 3

🌎 La casa de todos

📢 ACTO 1

(Tierra seca, áspera. Árboles que extienden sus ramas sin hojas. Se siente la sequía. Al fondo, tres nubes ejecutan una danza indecisas. Surge un coro de indígenas apoyando sus brazos sobre los hombros de sus predecesores. Hacen una marcha lenta y sorda.)

CORO DE INDÍGENAS.-( levantando los brazos) “¡Juyá!” “¡Juyá!” “¡Juyá!”.

(Se doblegan y pegan sus frentes a la tierra árida. Hay un silencio que nada interrumpe. Levantan de nuevo sus frentes, y de sus pechos sale un largo lamento.)

CORO DE INDÍGENAS: Hermana lluvia, calma la sed de la madre tierra
Hermano disipa, la ira que anidas en tu interior
Hermano viento, soplad, soplad, traed las nubes
Para que derramen sus cantaros de agua sobre la tierra àrida y sedienta
Los indígenas se retiran lentamente; luego se oye una melodía indígena que acompaña la marcha. Las nubes avanzan hacia el centro de la escena, inclinadas sobre la tierra)

NUBE 1: Ahora sopla una brisa favorable.

NUBE 2: Pronto tendrá la tierra lo que tanto ha esperado.

NUBE 3: El agua prometedora de nuevos verdes.

NUBE 2: De oro nuevo, de espigas doradas.

NUBE 1: Renacerà con nuevos brios la esperanza de esta tierra àrida.

NUBE 4: ¡Bailemos! ¡Volquemos nuestros cántaros de agua fresca sobre la tierra àrida y agrietada!

NUBE 5: ¡Si! ¡Bailemos! ¡Vamos, Hagamos el milagro de la lluvia!

NUBE 3: ¡Bailemos hasta que el padre Viento detenga nuestra danza!

(Inician un paso de danza al son de flautas remotas, e inclinan sus cántaros sobre la tierra. Pero son interrumpidas bruscamente por la presencia de la SEQUÍA. las NUBES huyen hacia al fondo del escenario)

SEQUÍA: ¡Nunca! ¡Sobre esta tierra árida no podrán marcar huellas! ¡Pasarán muchas lunas antes de que una gota de lluvia cristalina calme la sed de la tierra árida! ¡Es mío el tiempo! ¡Soy la Sequía y sé reinar con calma sobre la llanura desolada! Aléjense. ¡Sólo son nubes; nubes pesadas y viciosas que anegan los caminos, desbordando las aguas que corren! ¡Atrás! ¡Es mi oportunidad! ¡Los hombres ya me habían olvidado, pero me hago sentir cuando me olvidan! ¡Hoy mi aliado es el hermano fuego, que con sus destellos mortales arrasa todo a su paso! ¡Mueren las plantas; hombres y bestias huyen de mí, siguiendo otros caminos, dejando sobre sus huellas tristes sus blancos huesos o sus cabezas deformes y deshechas! ¡Atrás, he dicho! (Suena su matraca de huesos y las nubes huyen. La Sequía lanza una carcajada sarcástica) ¡Es mi hora! ¡Es la hora fatal de la sequía!- (Ejecuta un giro rápido y sale. Su risa macaba se oye a lo lejos. Hay un silencio momentáneo. Luego se oye un tambor lejano. Los arboles empiezan a mover sus ramas con mucha dificultad)

ARBOL 1: (Dirigiéndose a otro árbol) ¡Oye, tu! ¿Cómo amanecieron hoy tus ramas? ¿Sientes algo de sabia correr por tus venas?

ARBOL 2: ¡Si aun siento un poco! Aun siento algo de humedad en mis raíces. ¿Por qué preguntas?

ARBOL 1: Porque yo casi no la siento, creo que si sigue esta sequía no podré resistir más.

ARBOL 3: Si es terrible. Hace ya mucho tiempo que no llueve por estos lados.

ARBOL 1: Y para completar los últimos incendios, han arrasando con muchos de nuestros hermanos.

ARBOL 1: Siento las ramas como muy débiles y quebradizas. Han perdido elasticidad y color.

ARBOL 2: Si, se te ven muy secas.

ARBOL 3: Ya hace tiempo que las ardillitas que caminaban por mis ramas se desaparecieron.

ARBOL 1: Bueno, quizas se fueron en busca de agua y comida; porque ya no consiguen frutos en nuestras ramas.

ARBOL 2: Bueno, que esperabas. Ya nosotros ni frutos podemos dar. Y si siguen estas alteraciones climáticas, pronto nosotros pereceremos tambièn

ARBOL 1: Si, el clima esta muy raro; mientras en unas partes hay sequia en otras hay luvias muy intensas que causan grandes inundaciones.

ARBOL 3: En algunas partes han habido hasta algo que llaman sunamis…

ARBOL 2: ¿Su que?

ARBOL 3: Sunamis, una especie de desbordamiento intenso de las aguas el mar que producen grandes olas que arrasan todo a su paso muchas perdidas humanas… Y pensar, que todo esto lo ha causado el propio hombre por su ambición desmedida.

ARBOL 1: Pero es que desde hace tiempo, muchos científicos venian alertando sobre estos cambios climáticos; pero no los oyeron y alì estan los resultados.

ARBOL 2: Si, ellos dijeron que se estaba afectando la capa de osono con la emición de gases contaminantes a la admósfera, lo cual crearía una especie de “efecto invernadero” ocacionando un recalentamiento global.

ARBOL 1: Lo que traería como cosecuencia alteraciones en el clima.

ARBOL 3: ¿Y que me dicen de la contaminación de las aguas, del aire, la desforestación de bosques enteros?.

ARBOL 1: Si, definitivamente. El hombre es torpe y por ambiciso esta cabando su propia tumba.

ARBOL 2: Va hacia su propia destrucción…Y todo la ambiciòn de acumular de grandes riquezas en manos de unos pocos…dinero, dinero, dinero…

ARBOL 3: ¡Shiiii! Guarden silencio que ahí vienen unos hombres!

(Entran varios hombres, hablan etre si. Observan todo a su alrededor)

HOMBRE 1: Si, este es el lugar perfecto.

HOMBRE 2: ¡Perfecto! Tan solo tendremos que talar estos arboles; que de paso, ya estan bastante secos. Luego nos queda nivelar todo el terreno.

HOMBRE 3: Si, ya veo todo el complejo industrial que podremos intalar en esta zona.

HOMBRE 1: Bueno, la otra cosa que debemos hacer, es desviar el curso del rio que baja de aquellas montañas, lo cual nos permitirá el transporte de los materiales y productos via fluvial

HOMBRE 2: Si. Todo esto nos abaratará los costos de transporte.

HOMBRE 1: ¿Ese no es el mismo rio que está contaminado con el mercurio que virtieron en él los mineros ilegales?.

HOMBRE 3: ¿Quienes? ¿Los garimpeiros?

HOMBRE 1: Si esos. Los mismos que se comportan como langostas…Bueno, aunque viendolo bien nosotros no nos diferenciamos muchos de ellos; porque igual vamos a debastar una gran zona virgen.

HOMBRE 2: Un momento. No iras a venir ahora con remordimientos de conciencia. Además, nosotros lo hacemos en nombre del progreso. Incorporaremos a todos estos salvajes que habitan estas tierras a la civilización.

HOMBRE 3: Es decir, los sacaremos del ocurantismo y del atraso en que viven; y todo gracias a la gran maquinaria del progreso

ARBOL 1: ¡El progreso! ¡Yo te aviso!

HOMBRE 3: (Asombrado) ¿Oyeron eso?

HOMBRE 2: Si lo escuche. Pero ¿Quien fue? ¿Quien anda por ahi? ¿Quien dijo eso?

ARBOL 1: ¡Yo!

HOMBRE 3: ¿Quien es yo? ¿Donde estas? ¿Que insensateces dices?

ARBOL 1: Aqui, detras de ustedes.

HOMBRE 1: ¿Dónde? (Buscan a su alrededor)

ARBOL 2: Aqui arriba.

HOMBRE 2: ¿Como? ¿Ustedes quienes?

ARBOL 3: Si nosotros los árboles.

HOMBRE 1: (Asombrado) ¡¿Que?! ¡Arboles que hablan?… No esto debe ser una broma que alguien nos esta jugando.

HOMBRE 2: Vamos. Quienes sea dejen la ridicules y salgan de una vez.

ARBOL 1: No. Le repetimos que somos nosotros.

HOMBRE 1: Mira, que estraño estos àrboles hablan…Yo mejor como que me retiro…

ARBOL 2: Un momento de aquì no se mueve nadie hasta que nos escuchen

ARBOL 3: Si, ustedes han contaminado rios y mares, todas las aguas, han talados mucho de nuestros hermanos a los que les han costado años en formarce, han acabado con ecosistemas perfectos.

ARBOL 2: Si. Han verdido miles y miles de deshechos tóxicos en rios y mares.

ARBOL 1: Han creado virus en laboratorios que desatan grades enfermedades y luego quieren echarles la culpa a los animales, que si el cochino, el mono, el murciélago. Y todo en nombre del progreso.

HOMBRE 2: Pero, es que la humanidad tienen que avanzar, no puede quedarse en el atraso. ¿Es que acaso no saben lo que significa la palabra “progreso”?

ARBOL 3: ¿Y saben ustedes lo que significa la palabra “desbastación”?…Pues eso es lo que ha significado su visión de progreso.

ARBOL 1: Es que su progreso a significado: Beneficiar a unos pocos, enrriqueserlos, a costa de la desbastación y ¿Luego que?

HOMBRE 1: ¡Es la ley de la vida! La rueda de la historia no se puede detener. Las ruedas del progreso son indetenibles.

ARBOL 2: Es verdad; pero en nombre del progreso no se puede acabar con lo que la naturaleza a tardado años en edificar.

ARBOL 3: Tomemos nuestro caso. ¿Cuantos años no han pasado para que nosotros seamos lo que somos hoy?. ¿Cuantos años han pasado para que la amazonìa, por ejemplo, sea lo que es hoy? Esa que hoy está siendo agredida, todo su cuerpo debastado por el fuego, su piel reducida a cenizas.

HOMBRE 2: Necesitamos mas espacios para emprender grandes obras. Necesitamos aumentar nuestras industrias que proporsionen empleo, progreso…

ARBOL 2: … y enormes ganacias a las grandes transnacionales,sin importar la desbastación de los territorios de los países…Y luego esas mismas transnacionalestas se reparten el botín con la “reconstrucción” de lo desbastado ¡Que gran negocio!

HOMBRE 1: Bueno, viendolo bien para ellos no hay fronteras

ARBOL 2: Si ¿Y eso les da derecho arrazar territorios y sumir en la pobreza a contingentes humanos?

HOMBRE 2: ¿Y el progreso que? ¿Debemos, entones, regresar a la época de las cavernas?

ARBOL 3: ¡No!, no se trata de eso; los avances científico-técnicos son inivetibles; pero deben estar al servicio del bienestar de la humanaidad y no el privilegio de unos pocos,

ARBOL 1: Y en armonía con la naturaleza, respetando a la Madre Tierra. Entendiendo que esta tierra es la casa de todos y que el progreso tiene que ser para mejorar la vida del ser humano sin destruir el medio ambiente…

ARBOL 2: …Exactamente, puede actuar sobre el medio, aprovechar su potencial para proveerse los elemenos necesarios; pero manteniendo el equilibrio. Un bachaco por ejemplo, toma solo lo necesario que esta por donde es su paso habitual, no se desvia hacia otro lado a desbastarlo todo.

ARBOL 1: Detenganse a pensar un poco, que cuando ustedes los hombres hayan acabado con la última gota de agua, cuando hayan debastado el último pesdazo de tierra, cuando hayan acabado con los últimos arboles y animales; entonces se darán cuenta que todo el dinero acumulado no les servirá de nada.

HOMBRE 1: (Pensativo) Pensandolo bien, estos àboles como que tienen razòn. De que me va a servir tener tanto dinero si no voy poder disfrutarlo.

HOMBRE 2: Ya vienes tu con tu remordimiento de conciencia.

HOMBRE 3: No. Creo que lo que dice èl tiene sentido… Hay que replantearse esa idea de progreso depredador y cambiarla por un progreso armònico, cuyo centro sea el hombre en armonìa con la naturaleza.

(Empieza a escucharse la misma música de flauta del inicio y van apareciendo los mismos indígenas que aparecieron inicialmente)

CORO DE INDÍGENAS: Somos hijos de la madre tierra,
En armonía con la naturaleza,
Con los arboles, con los animales;
En armonía con los otros hombres;
En armonía consigo mismo, con el vasto universo;
Somos criaturas tan importantes como la estrella más brillante,
y tenemos el derecho a estar aquí.
Navegemos en paz en nuestra única nave que nos pertecece a todos
Cuidemos el planeta que es la casa de todos.

(Empiezan a aparecer las nubes aparecidas al inicio incrementadose las música.)

FIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.